fbpx
CONTACTAR
  935 851 265
  621 253 220
ley segunda oportunidad

El BCE prevé un aumento de las quiebras que amenaza a los fondos

Sede del Banco Central Europeo en Frankfurt

El organismo asegura que un 25% de los fondos de deuda está en una situación muy vulnerable por la mala calidad crediticia y su limitada liquidez

El Banco Central Europeo (BCE) estrecha la vigilancia sobre la situación de los fondos de inversión en la zona euro. En su último informe de estabilidad financiera, presentado ayer, la institución monetaria destaca la vulnerabilidad del sector financiero no bancario ante un potencial aumento de las quiebras derivado de las subidas de los precios de los suministros, una tendencia exacerbada por la guerra en Ucrania, y unas condiciones de financiación más duras por la normalización monetaria. 

“Los fondos de inversión, principalmente los de deuda, tienen grandes exposiciones a compañías con finanzas débiles que podrían ser especialmente vulnerables a un escenario de alta inflación y bajo crecimiento. El riesgo de que los fondos de inversión puedan amplificar una corrección del mercado sigue ahí, especialmente dados los pequeños colchones de liquidez”, indica el informe del organismo con sede en Fráncfort. 

Los gestores han aprovechado las fuertes correcciones de los mercados en lo que va de año para realizar más adquisiciones. Esta práctica muy común de comprar en las caídas en busca de mayores rentabilidades preocupa a la autoridad monetaria en un entorno de alta incertidumbre en el que las vulnerabilidades para la estabilidad financiera se han acrecentado como consecuencia de la guerra de Rusia. 

Un 25%, muy vulnerable 

Según los datos del estudio realizado por el BCE, hasta un 25% de los fondos de renta fija de la zona euro tiene una calidad crediticia baja y tiene en cartera posiciones mayoritariamente ilíquidas, lo que les hace “especialmente vulnerables” 

“Se podrían producir más correcciones en los mercados por una escalada de la guerra, un crecimiento más débil o si la política monetaria tuviera que ajustarse más rápido de lo esperado”, indica el informe que presentó ayer Luis de Guindos, vicepresidente del BCE. 

Por el momento, los fondos de inversión han registrado reembolsos “manejables” tras la invasión rusa de Ucrania, indica el BCE, pero el sector “sigue siendo vulnerable a mayores correcciones en los mercados dado sus altos riesgos de duración, crédito y liquidez”. 

Mientras que la duración de los activos de deuda en la cartera de los fondos –los primeros que se suelen liquidar para hacer frente a los reembolsos– supera los diez años, la liquidez media de los gestores europeos se sitúa en niveles cercanos al 3%. Esto significa que, más allá de una posición ligera en efectivo, los fondos tienen poca deuda a corto plazo que puedan transformar rápidamente en liquidez para afrontar las ventas de participaciones sin asumir grandes pérdidas. Además, cuanto mayor es la duración de la deuda de un fondo, más expuesto está a las pérdidas derivadas de las subidas de tipos de interés. 

Impagos 

La principal preocupación del BCE es que la tasa de impagos de las empresas se dispare como consecuencia de la situación macroeconómica y las vulnerabilidades previas y que el sector financiero no bancario, en lugar de absorber el impacto, amplifique el shock causando inestabilidad financiera. En su escenario más pesimista, la autoridad monetaria europea prevé que el nivel de defaults se eleve hasta el 8% este año. 

“Las insolvencias que anticipamos al comienzo de la pandemia no llegaron a materializarse gracias a la respuesta de las políticas económicas. Sin embargo, ahora algunos sectores parten de una posición más débil y la situación requiere una monitorización estrecha, pues el impacto que puedan tener sobre los bancos y los fondos es una de las principales vulnerabilidades que hemos detectado”, señaló De Guindos. 

Para lidiar con esta situación, el vicepresidente del BCE considera que es “esencial desarrollar una serie de herramientas y políticas para el sector financiero no bancario desde una perspectiva macroprudencial si se quieren abordar las vulnerabilidades estructurales y mejorar su resiliencia”. En particular Guindos puso el foco en los desequilibrios de la liquidez y el apalancamiento. 

Implementar ventanas menos frecuentes de reembolso en los fondos de inversión, exigir ciertos colchones de liquidez o fijar límites al apalancamiento son algunas de las soluciones que plantea.

ANDRÉS STUMPF-EXPANSIÓN

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad